Hoy Recomendamos…

Tras varias semanas en las que no recomendábamos nada,  hoy, lo hacemos con una visita muy forestal… se trata de El Jardín “El Bosque” situado en el municipio de Béjar (Salamanca) donde, hace ya algunas semanas, tuvimos la suerte de conocer y trabajar en este entorno privilegiado.

Este jardín, declarado por decreto, “histórico-artístico” en el año 1946, se encuentra situado en plena Sierra de Candelario, en concreto en su ladera norte. Se trata, como dicen en el folleto editado para darlo a conocer,  de una «villa de recreo ducal diseñada y erigida durante el siglo XVI, que conserva en la actualidad sus características originales, siguiendo las pautas y los cánones de los arquitectos y tratadistas del Renacimiento».

El conjunto está formado por varios recintos que evocan a la naturaleza y que van desde prados o praderas hasta bosques, sin olvidarnos de los jardines que conforman este Bien de Interés Cultural y donde la presencia de álamos (Populus sp.), sauces (Salix arbustivos), alisos (Alnus glutinosa), acebos (Ilex aquifolium), tejos (Taxus baccata ) y otras especies forestales son constantes y continuas, todo ello unido con diferentes elementos arquitectónicos como fuentes, paseos, escalinatas, estanques, etc.

 

Siguiendo con la información facilitada por el ayuntamiento… «fue construido por Francisco II de Zúñiga y Sotomayor en el año 1567 en el terreno que desde hacía años era coto de caza de los Duques de Béjar, denominado Prado Sanjuaniego. En 1869, el último duque de Béjar, Mariano Téllez Girón y Beaufort vendió la villa al industrial Cipriano Rodríguez-Arias. En esta época la villa sufrió las mayores transformaciones especialmente visibles en la ordenación del jardín que perdió su originaria geometría».

Como hemos comentado son varios los elementos que conforman El Jardín… la entrada y casa de los guardeses, el palacete ducal y ermita, la fuente de la Sábana, el estanque e isleta central, el jardín romántico, las caballerizas pero a nosotros nos gustan especialmente otros dos elementos asociados a El Jardín que no son exactamente un jardín como son la zona denominada como “El Bosque” y que da nombre a todo el conjunto y los prados diferenciando los denominados “Prado Bajo” y “Prado alto” salpicados de almiares y fresnos. 

“El Bosque” está separada del área ajardinada. En esta zona podemos disfrutar de una masa mixta de árboles presidida por castaños (Castanea sativa) y robles (Quercus pyrenaica) ocupando una extensión de algo más de 15 hectáreas. Los “Prados”, son dos ejemplos bien conservados en el conjunto, al tratarse de una estructura forestal formados por vallicares. Este tipo de pastizal presenta una elevada productividad y se caracteriza por estar formado por especies de gramíneas como (Festuca ampla, Agrostis castellana)  o leguminosas (Trifolium spp.). Como especie arbórea en estas zonas destacan los fresnos (Fraxinus angustifolia) a los que se les sigue podando enla forma “cabeza de gato”. Una poda tradicional muy característica.

Por último, un elemento fundamental del conjunto es el agua. Recordamos que se trata de un jardín renacentista con un gran estanque principal que recoge el agua proveniente de la sierra y que, por gravedad debido al diseño escalonado o aterrazado de esta finca en sus orígenes de recreo, el agua alcanza y llega a todos los elementos que conforman “El Jardín”. De hecho el sistema de canalización de aguas, aunque rudimentario por estar escavado directamente en el terreno, cumple perfectamente su misión ya que consigue llevar y alcanzar el agua a todos los rincones del conjunto.

Esta es nuestra recomendación esta semana. Una visita cultura con mucho interés forestal… ¡Seguid atentos!… Por cierto, puede visitarse, en horario de invierno, los miércoles de 10:00 a 14:00 y los jueves, viernes, sábados y domingos de 10:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00 con un precio de acceso de 1,50 € (los miércoles la entrada es libre y gratuita).

Facebook Twitter Linkedin