Apuntes sobre Senderismo… (2ª parte)

Share

En esta segunda entrega de «apuntes sobre senderismo» continuamos hablando sobre este deporte, como define la RAE. Y mantenemos los objetivos, es decir, explicar algunos aspectos que, desde nuestro punto de vista nos parecen interesantes, para saber qué es, por qué hacerlo y cómo practicarlo.

Si has llegado a este artículo y quieres saber qué decíamos en la primera… te dejamos el enlace apuntes sobre senderismo.

Recordemos lo que dice la RAE…

En este ocasión, sobre lo que indica de la palabra «sendero» o «senda» ya que senderismo proceden de éstas:  «camino más estrecho que la vereda, abierto principalmente por el tránsito de peatones y del ganado menor”. Según la Real Academia Española el senderismo es un deporte que se practica por los caminos estrechos que discurren por el campo. También nos gusta mucho, porque implícitamente está hablando de andar por entornos forestales… que es nuestra razón de ser. Pero ¿qué es una vereda? 

Seguimos con la RAE. Tiene varias acepciones, a saber:

  1. Camino angosto, formado comúnmente por el tránsito de peatones y ganados.
  2. Según la legislación de la mesta, vía pastoril para los ganados trashumantes de, como mínimo, 25 varas de ancho.
  3. Aviso que se despacha para hacer saber algo a un número determinado de lugares que están en un mismo camino.
  4. Camino que hacen los regulares por determinados pueblos, de orden de los prelados, para predicar en ellos.

Es decir, es un camino estrecho o reducido por donde caminamos tanto las personas como el ganado. Para más exactitud indican que como mínimo tienen «25 varas». Esta medida de longitud varia de unas regiones a otras,  oscila entre los 768 mm y los 912 mm, es decir, desde los 19 metros hasta los casi 23 . En este caso, muy estrecho no parece que sea pero, estamos hablando de vías pecuarias con una normativa muy específica. Para el caso que nos ocupa, la acepción buena, es la primera.

Senderismo, excursionismo o trekking. Diferencias

Igual que la semana pasada, nos acercamos al manual de la FDMESCyL para encontrar las definiciones que, aunque muy relacionadas, no son lo mismo.  Creemos que es importante diferenciar estos conceptos, porque las características, equipamiento o preparación para cada uno de ellos es muy diferente.

  • Excursionismo: se trata de una actividad deportiva muy similar al senderismo, pero con una gran diferencia que nunca debemos olvidar, que se realiza por senderos no balizados; es decir que no cuentan con las garantías de seguridad y calidad que proporcionan los senderos homologados.
  • Trekking: modalidad deportiva que consiste en recorrer de forma autónoma, a pie y durante varios días o semanas parajes aislados generalmente con dificultad de tránsito tales como zonas montañosas o lugares remotos sin senderos.
  • Montañismo: es la disciplina deportiva que consiste en ascender a cimas montañosas y que puede llegar a precisar de conocimientos, técnicas y material propios de la escalada y que, por lo tanto, implica en ocasiones un importante nivel de dificultad que hace que no sea un deporte abierto a la gran mayoría de la población.

Por tanto, y recordando que el senderismo es una actividad deportiva no competitiva que se realiza sobre caminos balizados y homologados con una duración de una jornada… al excursionismo podemos considerarlo el precursor del senderismo. Las otras dos modalidades son disciplinas más exigentes no aptas para todos los públicos.

¿Cómo valorar objetivamente las características de una ruta?

En el anterior artículo comentábamos el método que  conocimos haciendo el curso de Monitor de Nivel (título propio de la Consejería de Educación de Castilla y León como parte de la formación en prevención de riesgos laborales en entornos de actividades infantiles y juveniles de tiempo libre). Pues bien. Haciendo este curso en Palencia, en una de las charlas el monitor nos presentó este método. Nos pareció excelente… ¿cómo medir de manera objetiva las características de una ruta de senderismo?  Con el proyecto MIDE (Método de Información de Excursiones).

Proyecto MIDE

Este método se inició hace algunos años por Alberto París Roche para continuar hasta hoy con la colaboración de varias entidades relacionados con el mundo de la montaña como la Federación Aragonesa de Montañismo, el Servicio de Protección Civil del Departamento de Política Territorial, Justicia e Interior del Gobierno de Aragón y la Obra Social y Cultural de Ibercaja.

Este sistema, recomendado por la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada, se define como «método para valorar y expresar la dificultad de las excursiones a partir de una escala de graduación de las exigencias técnicas y físicas de los recorridos, permitiendo clasificarlos para una mejor información«. Y siguen «se trata de una herramienta destinada a los excursionistas, para que puedan escoger el itinerario que mejor se adapte a su preparación y motivación. De este modo, el MIDE no es solo un método de información, sino también un instrumento de prevención de accidentes en montaña, ya que a mejor información, mayor seguridad.» Es decir, tiene el doble objetivo de establecer un método de evaluación de la dificultad de cada una de las rutas analizando varios aspectos y prevenir accidentes, al proporcionar información de cada una de ellas.

La valoración consiste en analizar 4 aspectos con una puntuación de 1 a 5 (de menor a mayor exigencia o dificultad):

  • Medio (severidad del medio natural)
  • Itinerario ( dificultad de orientarme en el itinerario)
  • Desplazamiento (dificultad en el desplazamiento)
  • Esfuerzo (cantidad de esfuerzo necesario)

El uso de esta herramienta es libre y gratuito, además de muy fácil aplicación. Os presentamos un ejemplo del resultado al implementar una ruta con este método. Como veis, la información que aporta sobre la ruta es muy detallada…

Más recomendaciones…

En esta ocasión, nos centramos en las recomendaciones más generales sobre cómo practicar senderismo. 

En primer lugar, es necesario detenernos en la planificación de la ruta. Nos ayudará a conocer las características del terreno, el tiempo que vamos a tardar en realizar la ruta y los requerimientos que necesitamos. Además, no debemos olvidar, que nos ayudará a saber cuales son los mejores lugares, qué alternativas existen, cuáles son los pueblos más cercanos, por ejemplo. Si haces la ruta en solitario, siempre acertarás, diciendo a las personas más cercanas a ti a donde vas a ir y a qué horas vas a realizar la ruta.

En segundo lugar, antes de salir,  es bueno marcar un plan de ruta (a qué hora vamos a salir, horas previstas de caminata, donde comer, etc.) y preparar el equipo poniendo especial atención a que nuestros dispositivos móviles, ya sea smartphone o GPS o cualquier otro tipo de aparato electrónico que llevemos, está totalmente cargado y que metemos en la mochila batería de repuesto.

En tercer lugar, es necesario consultar el pronóstico del tiempo. Hoy en día, hay muchas aplicaciones y webs que raramente fallan en sus pronósticos. Es vital que les echemos un vistazo antes de ponernos en marcha. Por último, si podéis, llevar otra mochila con ropa de repuesto y otras botas para cuando terminéis… vuestros pies os lo agradecerán. 

Como apunte y debido al progresivo levantamiento del estado de alarma, la Guardia Civil de Montaña ha lanzado una serie de consejos para realizar las actividades en el medio natural con mayor seguridad.. seguridad en la montaña.

¿Qué época es mejor para practicarlo?

«El otoño es la estación perfecta para atarse las zapatillas y salir al encuentro de la naturaleza…»
Muchos reportajes y artículos que hemos consultado comienzan de esta manera o de una forma muy parecida y, no estamos de acuerdo. Es verdad, que en otoño podemos encontrar una variedad de colores -ocres, rojizos, verdes o amarillos-  que hacen de la gran mayoría de los paisajes forestales zonas increíbles donde conseguir fotografías espectaculares pero, de ahí, a decir que es la mejor estación…
La primavera es otra época espectacular en cuanto a colores y olores;  durante el verano puede ser muy reconfortante hacer una ruta a la ribera de un río disfrutando de su vegetación; y, en  invierno, aunque es necesario tomar más precauciones, es una época muy interesante para conocer lugares con poca afluencia de personas.
En cualquier caso, cada una de ellas tiene sus particularidades… porque como dice el refranero «para  gustos, los colores«. Pues eso.

Turismo de Naturaleza… 

Íbamos a comenzar este apartado cómo «turismo de naturaleza… motor económico y social» porque los datos que más adelante indicamos así lo muestran pero, inmersos, como estamos, en pleno confinamiento pensamos que no es lo más aconsejable por la situación socio-económica y sanitaria que tenemos por delante.

Como ya escribimos hace algunos años, este tipo de turismo puede definirse como aquel entre las que sus principales motivaciones tiene la realización de actividades recreativas, de esparcimiento, interpretación, conocimiento o deportivas en el medio natural. Es decir, es igual que cualquier otro tipo de turismo con la diferenciación que se realice en un entorno natural. En este sentido, creemos que entre estas actividades el senderismo es, sino la principal por la que se decanta mucha gente, una de las principales.

El senderismo, como incluyen en varias normativas regionales, se ha convertido «en todo un motor económico y social en muchas áreas rurales y espacios naturales«. Los datos están ahí. El documento Perspectiva de la tendencia de los consumidores de ocio y turismo de Murcia (editado por la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España  –COSE- y colaborador la Asociación de Propietarios Forestales de la Región de Murcia  -PROFOMUR-), indican que se generan 2,5 € por cada 1 € invertido en el turismo rural. Un buen dato para los sectores indirectos como la restauración o la artesanía que pueden incrementar sus ingresos una vez se apuesta por este tipo de turismo.

Pero este deporte es mucho más que restauración y artesanía ya que existen multitud de actividades a desarrollar en los entornos naturales: agencias especializadas en destino, alojamientos rurales, fotografía de naturaleza, turismo micológico y otras muchas actividades que giran entorno al denominado al turismo de naturaleza y, en donde nosotros, el senderismo creemos que juega un papel fundamental.

En definitiva…

Son muchas las motivaciones que cada uno de nosotros tenemos para practicar senderismo: disfrutar de la naturaleza o realizar una actividad al aire libre o para estimular física y mentalmente nuestro cuerpo o para descubrir nuevas experiencias. Todas ellas válidas y, en cierta medida, iguales.

Todas giran entorno a una misma idea tener contacto con la naturaleza y, como ingenieros forestales, es ésta nuestra motivación principal, además de intentar comprender y entender lo que vemos cuando lo practicamos.

Terminamos con una cita de, como suele presentarse, nuestro escritor más universal, Miguel de Cervantes Saavedra:

 «el que lee mucho anda mucho, ve mucho y sabe mucho«

Déjanos tú comentario

Tú dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos con asterisco son obligatorios. *

Facebook Twitter Linkedin